MasPeriodismo - Máster Oficial en Periodismo El Mundo
MasPeriodismo - Máster Oficial en Periodismo El Mundo

Agricultura de resistencia "una oportunidad para los palestinos"

Lorena Viladomat y Philip Jones desarrollan sistemas de ‘cultivo sin tierra’ en Cisjordania

EUGENIA COPPEL|Madrid

Hace menos de cinco años trabajaban sumergidos en el agua: eran un par de instructores de buceo en el paradisiaco caribe mexicano. Hoy sus esfuerzos están dirigidos a combatir la escasez del líquido en beneficio de un pueblo bajo ocupación. Lorena Viladomat y Philip Jones viven en Palestina.

 

La joven pareja se dedica a implementar proyectos de agricultura sostenible en Cisjordania. Ella es mexicana, licenciada en Desarrollo y tiene un máster en Seguridad Alimentaria. Él es un biólogo británico especializado en conservación marina. Juntos crearon la asociación Byspokes y decidieron comenzar su labor en el territorio en pugna por sus condiciones geográficas y políticas.

 

Por una parte, la cuenca del río Jordán es una de las zonas más áridas de la tierra. El agua ya era un bien escaso en 1947, cuando vivían ahí apenas dos millones de personas. Hoy, entre árabes y judíos suman más de 12 millones. Por la otra, Israel tiene el control total del abastecimiento hídrico. Según Amnistía Internacional, el consumo de agua en la región palestina es de apenas 70 litros diarios por persona. Esa cifra asciende a 300 litros en el país judío.

Los sistemas de cultivo que propone Byspokes “utilizan al menos la mitad del agua que requiere la agricultura común, y eso ya es muy bueno para Palestina”, afirma Viladomat en una entrevista con Más Periodismo. La joven de 29 años añade que la instalación es barata, pues muchas veces se trabaja con materiales reciclados. “Las ONGs se ríen cuando les decimos el precio, pero la idea es que la gente pueda producir sus propios alimentos”, cuenta la joven.

 

Viladomat y Jones trabajan con tres técnicas que no requieren productos químicos. Ni tierra, en los dos primeros casos. Con la acuaponia crecen peces y todo tipo de plantas gracias a una pequeña bomba que mueve el agua en un sistema re-circulatorio. Con la hidroponia se producen vegetales ligeros –como lechuga, albaca o perejil— ya que la siembra se hace en tubos de plástico rígido. Y las wicking beds o huertos por capilaridad, que sí emplean tierra, son ideales para los tubérculos.

 

Byspokes ha puesto en marcha estos sistemas en centros comunitarios de ciudades como Belén y Beit Sahour. Y también en áreas rurales, entre ellas una comunidad beduina en el Valle del Jordán. Además, la Compañía de Interés Comunitario –según su registro en el gobierno británico— imparte talleres gratuitos a los palestinos.

 

Vemos nuestro trabajo como una resistencia pacífica a la ocupación de Israel”, asegura la joven. “Creemos que estamos dotando a la gente con una habilidad nueva. Con otra oportunidad. Si somos más autosuficientes, podremos resistir más”. 

El Sheik Abu Hassan y Lorena Viladomat en Wadi Shajeen

Un viaje en bicicleta hacia ‘Tierra Santa’

 

Lorena Viladomat supo que debía regresar a Palestina después de una estancia corta en Ramala (Cisjordania). En 2009 pasó tres meses como becaria en el Grupo Hidrológico Palestino, donde terminó su tesis de grado sobre el derecho al agua del pueblo árabe.

 

Ya desde entonces, Viladomat comenzó a sufrir ella misma la escasez: “En el verano hay temperaturas de 45 grados y a veces no me puedo bañar, ni lavar la ropa ni regar mi huerto”, narra en su casa en Belén. “Cuando más siento el conflicto es cuando no tengo agua y creo que en general es lo que más se sufre de la ocupación”.

 

Aquella primera experiencia en Palestina le dejó a esta chica otra certeza: que a su retorno cambiaría el trabajo de escritorio por la acción en el terreno. Ella y su pareja comenzaron la investigación sobre las técnicas de agricultura ‘sin-tierra’ (conocidas en inglés como soilless systems). Mientras tanto se ganaron la vida como instructores de buceo en Tulum (México).

 

Para conseguir la primera inversión lanzaron una campaña de financiación a través de su página web. Jones y Viladomat prometieron a los donadores que viajarían de Inglaterra a Palestina en bicicleta, un transporte a tono con su proyecto ecológico. Recibieron apoyos de empresas, familiares y generosos desconocidos. Cogieron la carretera en Skipton, el pueblo de Jones en Gran Bretaña, y pedalearon 3.000 kilómetros en tres meses y cuatro días.

Lechuga crecida en el municipio de Jenin en el pueblo de Bait Qad

Ya en el terreno, los jóvenes acudieron a distintas ONGs en busca de más recursos. Se presentaron con un manual realizado por ellos mismos bajo el brazo y dijeron: “¿Qué creen? Podemos cultivar plantas sin tierra y utilizando muy poca agua”, cuenta Viladomat.

 

Una llamada telefónica interrumpe la entrevista en teleconferencia. La joven se disculpa y habla en fluido árabe, una habilidad que ha adquirido gracias a su contacto permanente con los palestinos. Pero el idioma no ha sido el único aprendizaje de Viladomat. “Palestina me ha abierto los ojos al mundo como ningún otro lugar que he visitado lo ha hecho. Es la gente más luchadora que he visto en mi vida y tienen una hospitalidad preciosa”, afirma convencida.

 

La situación del pueblo árabe la anima a continuar su trabajo en esta tierra desértica y convulsa: “Soy Lorena, no soy nadie, pero a lo mejor puedo hacer algo”. 

Recomendar esta página en:

Organizadores

Colaboradores

Contacto

Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad EditoriaL
Avenida de San Luis 25
28033 Madrid

 

Correo electrónico: informacion@escuelaunidadeditorial.es

www.escuelaunidadeditorial.es


También puede llamarnos al teléfono: +34 914435167 o bien utilizar nuestro formulario de contacto.

Créditos y Licencia

 

MasPeriodismo es un proyecto del Máster Oficial en Periodismo de El Mundo
Director del Máster: Antonio Rubio
Coordinador: Belén Jiménez
Diseño logo: Julio Rey

Redes Sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad Editoria