MasPeriodismo - Máster Oficial en Periodismo El Mundo
MasPeriodismo - Máster Oficial en Periodismo El Mundo

Víctimas y verdugos, unidos contra la pena de muerte

Cartel del Congreso Mundial Contra la Pena de Muerte

MARGA PEÑAFIEL | Madrid

Las víctimas muestran clemencia y los verdugos piden perdón por sus pecados. Esta es la dinámica que se vive en el V Congreso Mundial Contra la Pena de Muerte que tuvo lugar el pasado mes de junio en Madrid. Decenas de políticos, premios Nobel e intelectuales expusieron sus argumentos para erradicar esta práctica, y que en poco tiempo sea un mal recuerdo que olvidar en todo el mundo.

 

No obstante, los verdaderos protagonistas son quienes sufren en carne propia las penurias de la pena capital. Tanya Ibar, Soad El Khammal y Jerry Givens relató las razones que le han llevado a ser los guardianes de la vida de los reos.

 

"Quiero ser la voz de los familiares del corredor de la muerte"

"Sueño con abrazar a Pablo". Estas son las primeras palabras que Tanya Ibar pronunció con las lágrimas a punto de desbordarse. Ella es la esposa del único condenado español que se encuentra en el corredor de la muerte, Pablo Ibar, quien desde el año 2000 se juega la vida en Florida acusado de robo y asesinato. ¿Las pruebas? Un vídeo borroso que le incrimina.

 

La situación de este prisionero se vio ensombrecida el pasado mes de abril, cuando en el Congreso de este Estado fue presentada una propuesta de ley para acelerar los procesos de los condenados. Hasta ahora, los presos podían permanecer encarcelados una media de 10 años antes de que les llegase su hora, pero si esta propuesta ve la luz, la muerte podría llegarles mucho antes.

 

Ibar no comprende "cómo un Estado puede defender estos actos: ¿Qué pasa si dentro de 20 años descubren que era inocente? ¿Quién le va a devolver la vida? Matar no está bien. Les decimos a los niños que es un crimen, pero cuando se ajusticia a alguien también lo estamos matando", afirmó.

 

A la condena de un reo se le suma el sufriendo de sus allegados. Ibar lleva 15 años luchando por demostrar la inocencia de su marido y conoce bien el sendero de espinas por el que los familiares caminan cada día. Aseguró que en Estados Unidos la tratan como una 'apestada': "Dicen que soy la amante de un asesino; alguien horroroso, pero yo no soy así. Soy una esposa que apoya a su marido", explicó. No obstante, no ve la diferencia entre el supuesto crimen que su marido cometió y la pena a la que ahora se enfrenta: "Si no tenemos que matar, ¿por qué lo hacemos?", se preguntaba.

 

Es por ello que ha decidido erigirse en "la voz de las familias del corredor de la muerte". Un sonido de esperanza para todos aquellos que ven a sus seres queridos camino de la muerte.

 

"Les hubiera matado con mis propias manos"

A Soad El Khammal, un atentado terrorista en París le "robó el corazón" de su esposo y de su hijo en 2003. "Mi marido era abogado y los dos estábamos a favor de abolir la pena de muerte, pero cuando ocurrió, si hubiese tenido la oportunidad, hubiese matado a los asesinos con mis propias manos. No hubiera esperado a condenarles", sentenció está víctima del terrorismo.

 

El alma de Khammal estuvo sumergida durante casi 10 años en el odio, la rabia y las ansias de venganza. No obstante, con el tiempo consiguió recordar sus principios: "Conseguí volver a ser yo misma, me reencontré y desde entonces no he podido dejar de luchar para eliminar la condena a morir".

 

Su condición de madre le hizo pensar que "una persona que da la vida no puede desear nunca que alguien sea asesinado". Otra de las razones que le llevaron a olvidar fue la necesidad de que el culpable se arrepintiese de sus actos: "Si está en la cárcel toda la vida puede que llegue a lamentar lo que hizo, aunque no es una forma de perdonarle", explicaba.

 

"En el certificado de defunción pone homicidio"

Jerry Givens es el responsable de la muerte de 62 personas. Entre 1982 y 1999 trabajó como guardia en el corredor de la muerte de Virginia y ejecutó a los condenados en la silla eléctrica. Ahora es uno de los mayores opositores a la pena de muerte. Una de las razones que le llevaron a cambiar su posición fue la letra pequeña del certificado de defunción. "En el apartado que indica la causa de la muerte pone 'homicidio'. ¿Pero no estábamos intentando acabar con ese crimen? No tiene sentido", razona.

 

Las garantías en los procesos de los sospechosos distan mucho de los de aquellos que tiene grandes fortunas y los que no. Givens revela que "si tienes dinero hay más posibilidad de que sea un trámite equitativo", pero en caso contrario, la suerte ocupa un lugar primordial para el reo.

Desde su experiencia como miembro del pelotón de ejecución, afirma que la pena capital es un "acto de venganza", nada que ver con la justicia. "Nosotros no somos Dios. Dicen que es para acabar con el dolor de las familias, pero no les hacemos ningún favor", concluye.

 

Recomendar esta página en:

Organizadores

Colaboradores

Contacto

Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad EditoriaL
Avenida de San Luis 25
28033 Madrid

 

Correo electrónico: informacion@escuelaunidadeditorial.es

www.escuelaunidadeditorial.es


También puede llamarnos al teléfono: +34 914435167 o bien utilizar nuestro formulario de contacto.

Créditos y Licencia

 

MasPeriodismo es un proyecto del Máster Oficial en Periodismo de El Mundo
Director del Máster: Antonio Rubio
Coordinador: Belén Jiménez
Diseño logo: Julio Rey

Redes Sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad Editoria