MasPeriodismo - Máster Oficial en Periodismo El Mundo
MasPeriodismo - Máster Oficial en Periodismo El Mundo

Los últimos romáticos

Pablo García-Denche Díez | Madrid

El amor por unos colores se entiende de igual manera que el que se da o se recibe en la vida real. Al menos así lo demuestran algunos futbolistas, aquellos que aún se escudan en la lealtad e identificación con un equipo y su afición. Aquellos que rechazan ofertas millonarias por sentirse el gran ídolo de miles de personas cada domingo y que se decidieron por los vítores antes que poner rumbo hacia un mejor proyecto deportivo.

 

Y es que, aunque parezca mentira, había un tiempo en el que el jugador que 'mamaba' desde pequeño una filosofía de club y sus correspondientes valores solía terminar su carrera defendiendo la misma camiseta. Nacer y morir futbolísticamente en el mismo lugar tenía una recompensa sentimental y vitalicia por parte de la hinchada.

 

Sin embargo, la globalización económica del balompié provocó que los grandes conjuntos del continente iniciaran la caza de futbolistas dentro y fuera de sus fronteras, engatusando rápidamente a ciertos jugadores que en algún momento juraron lealtad al equipo que les había dado todo para, de golpe, dejar atrás todo sentimentalismo y unirse al mejor postor. Ahora, aquel que se agarra a su escudo es mirado con lupa, llenando de estupor a la mayoría.

 

Steven Gerrard-Liverpool

Gerrard, tras confirmar su renovación con el Liverpool hasta 2015, el jugador 'red' encadenará como mínimo 17 temporadas en la primera plantilla desde su debut en 1998. El gran capitán es una leyenda viva de Anfield y su lealtad al club es reconocida fuera de las islas.

 

Steven Gerrard, jugador de gran calidad y capaz de alternar elogios tanto en ataque como en defensa, ha rechazado a lo largo de su carrera ofertas de los mejores equipos del mundo. Incluso, su fidelidad le llevó a conquistar una Copa de Europa junto a una generación de jugadores de clase media, lo que lleva a entender que esperar puede tener premio. Último ejemplo de esta especie en extinción.

Francesco Totti-Roma

'Il Capitano' acumula 16 temporadas ejerciendo el cargo que le otorga su apodo. Es un mito viviente en Roma. A los 13 años se unió a las categorías inferiores del club romano para debutar sólo cuatro años después, con 17. A partir de ahí, la magia del tresquartista se desató y, gracias a una destacada capacidad anotadora, comenzó a llamar la atención de los combinados más punteros.

Pero Totti no estaba por la labor de abandonar su casa.

 

Ni el apabullante talento persuasivo de Florentino Pérez sirvió para traerse a Madrid al italiano. 21 campañas a sus espaldas reflejan la dimensión de uno de los más grandes jugadores que han campado por los terrenos de juego europeos en los últimos tiempos. 678 encuentros disputados y 282 goles en cualquiera de las posiciones de ataque. Un prodigio y un regalo para los aficionados del planeta fútbol.

Ryan Giggs-Manchester United

A sus 39 años, pocos jugadores han mantenido un nivel tan alto durante tantos años desde su debut. Giggs es el último superviviente de la cuadrilla de grandes talentos que se instaló en Old Trafford a principios de los noventa, bajo la tutela de Álex Ferguson. El jugador galés siempre fue una de las piezas clave del United a lo largo de las 22 temporadas de las que lleva formando parte, aunque nunca se erigió como el crack absoluto.

 

A sus puertas llamaron muchos clubes, pero Giggs siempre fue consciente de la calidad de su equipo y, sobre todo, que no existía otro lugar para él que no fuese el 'Teatro de los Sueños'. 891 partidos con los 'red devils' de entrega, calidad y goles. Un romántico inagotable.

 

Paolo Maldini-Milan

'San Paolo' puede decir que ha nacido y ha muerto 'rossoneri'. 25 años defendiendo el escudo milanista, Maldini continuó la senda marcada por su progenitor, Cesare Maldini. A Paolo le caló hondo el sentimiento milanista, tanto, que se convirtió en el jugador del Milan con más partidos disputados (más de 1.000). Desde que debutara en 1985, todos los entrenadores vislumbraron en él a un líder adelantado a su tiempo.

 

25 títulos, entre ellos cinco Copas de Europa, dan la razón a la lealtad de Paolo Maldini a su club de toda la vida. Ni las ofertas más desorbitadas echaron el lazo a un futbolista que sólo entiende la vida en rojo y negro hasta después de su retirada.

Paul Scholes-Manchester United

El pelirrojo más característico del fútbol europeo en los últimos 20 años decidió poner fin a su vida futbolística al término de la pasada temporada. Al igual que Giggs, Scholes fue uno de los integrantes de la quinta de Ferguson, llevando la manija del centro del campo 'devil' durante 20 campañas.

 

A pesar de su enorme calidad, el inglés simpre estuvo a la sombra de otros jugadores, lo que no le impidó recibir ofertas de grandes equipos que buscaban en él un catalizador de juego. Sin hacer mucho ruido -mediático- Scholes siempre tuvo al United en su corazón y los asistentes a Old Trafford nunca dudaron de su fidelidad.

 

Julen Guerrero-Athletic de Bilbao

El auténtico 'Rey león' de Lezama dio una lección a todos de lo que es sentirse identificado con un club. Lección que aprendió desde que hacía las veces de recogepelotas en San Mamés. Considerado como el 'catxorro' más aventajado de su generación, no fueron pocos los grandes del continente -y féminas- que suspiraron por sus huesos.

 

Sin embargo, Guerrero no entendía otra manera de jugar al fútbol fuera de Bilbao y por ello nunca aceptó marcharse a pesar del incremento de emolumentos o de las incipientes propuestas de mejores proyectos deportivos. 14 temporadas, 372 partidos y 101 goles después decidió terminar su carrera deportiva debido al bajo rendimiento. Un símbolo del Athletic.

Camino de la historia 

Aunque no se han retirado aún, existen otros jugadores que van camino de pasar a la historia por la devoción que llevan exhibiendo por un mismo equipo desde las categorías inferiores. Es el caso de Iker Casillas, Xavi Hernández y Carles Puyol. El futbolista merengue ha vestido en todo momento, desde que ingresara en 1990 en la fábrica madridista, la elástica blanca y a pesar de haber vivido etapas difíciles en el club, todo indica que el mostoleño pondrá punto y final a su carrera en el Real Madrid.

 

Por su parte, Puyol y Xavi siguen la misma senda que Iker. Puyol, que se integró en La Masía en 1995, ha rechazado atractivas propuestas por seguir vistiendo la elástica azulgrana hasta que su maltrecho cuerpo aguante, mientras que Xavi, quien debutó en 1998 con el primer equipo culé, supo aguantar en el Camp Nou frente a las adversidades con un resultado final inmaculado. 21 títulos con el Barcelona premian el amor por unos colores.

Recomendar esta página en:

Organizadores

Colaboradores

Contacto

Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad EditoriaL
Avenida de San Luis 25
28033 Madrid

 

Correo electrónico: informacion@escuelaunidadeditorial.es

www.escuelaunidadeditorial.es


También puede llamarnos al teléfono: +34 914435167 o bien utilizar nuestro formulario de contacto.

Créditos y Licencia

 

MasPeriodismo es un proyecto del Máster Oficial en Periodismo de El Mundo
Director del Máster: Antonio Rubio
Coordinador: Belén Jiménez
Diseño logo: Julio Rey

Redes Sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad Editoria